Por qué tú también eres europeísta crítico

Por Hugo Cuello

Desde que empezó la crisis la gente ha dejado de confiar en la UE, eso es indudable. Según las aburridas estadísticas, si antes la mayor parte de la población española confiaba en la UE (un 65%), ahora es el 72% el que desconfía. ¡¡Vaya cambio!! Con estos datos, cualquier europeísta se quedaría hecho polvo, ya que los números son demoledores… Espera un momento… ¿Seguro?

Venga, seamos sinceros, por mucho que nos guste Europa, si hoy mismo nos preguntan si confiamos en que la UE vaya a sacarnos de la crisis (tal y como está funcionando, y con los líderes que la dirigen ahora) ¿En serio a estas alturas alguien diría rotundamente que sí? ¡Hasta yo me lo pensaría! Y si sigue aumentando la tasa de paro, normal que los ciudadanos no le den muchas vueltas a la pregunta y digan directamente: “No, no confío en la UE”. De ahí es fácil sobreentender que los españoles ya no creen en Europa, que se han vuelto unos euroescépticos de la noche a la mañana, y que no hay forma posible de arreglarlo: La desconfianza hacia Europa es clara. Pero, ¿y si lo miramos con un poco más de profundidad?

A veces el problema no es la respuesta que se da, sino la pregunta que se hace. Porque entonces habrá datos que no cuadren, como que aún hoy más del 60% sigue sintiéndose europeo y apoyando el Euro. Por tanto, deberíamos darle la vuelta… ¿Y si en vez de preguntar por el problema, preguntamos por la solución? Pues casualmente, algunos datos como el 33ª Barómetro de Elcano, o esta encuesta en El País entre otros, nos dicen que casi el 70% de los españoles cree que para salir de la crisis es necesario un Gobierno Europeo fuerte elegido por el Parlamento Europeo, y desearían que la UE avanzase hacia una mayor unión política y diese lugar, en el largo plazo, a unos Estados Unidos de Europa. ¿Excuse me? ¿Es esto una perspectiva clásica de un euroescéptico? ¡Un euroescéptico pediría todo lo contrario! Destruir la cooperación y la unidad, volver a los parámetros nacionales, al aislacionismo, a la España cañí.

No, los españoles (la gran mayoría, vaya) no son euroescépticos ¡son exigentes! Quieren que Europa funcione, creen que Europa es la solución, pero no ven que se haya ganado aún el título de salvador. Señores, señoras… ¡la mayoría de los españoles son europeístas críticos! ¡Como nosotros! Y si la UE hiciera más esfuerzo en resolver los problemas que le piden los ciudadanos, y actuar de forma eficaz, la cosa sería muy diferente y los niveles de popularidad no serían los que son. ¿Y entonces por qué no lo hacen? ¿Es que en Bruselas no les gusta eso de mayor unión política? ¿O es que tienen un toque masoquista y les gusta ser odiados por todos? Esto… esto mejor lo dejamos para otro post.