¡Feliz Navidad! (con copia a Europa)

Por Alejando Barón y Fiorella Belciu

¡Ding dong! ¡Se acercan las fiestas más esperadas del año! ¡En el programa, cuantiosos regalos para los más pequeños, y dispendio desenfrenado y deuda para los mayores!

Pero, diréis, ¿por qué íbamos nosotros a hablar de la Navidad? O, mejor dicho, ¿cómo se traducen estas fechas señaladas en términos “europeos”? ¿Qué se cuece ante la “cuesta de enero” que le espera a la UE en los próximos meses?

Nos referimos a la “cuesta de enero” de la UE, ya que la agenda 2007-2013 toca a su fin, y la UE está a punto de entrar en la vía férrea que conduce de 2014 a 2020. Esta puede convertirse en vía para trenes de alta velocidad, pero también quedarse en tren de mercancías, como ya fue.

Por eso es tan importante que nos subamos todos al tren para ver si funciona o no, para luego poder pararlo y desmontarlo, o seguir hacia adelante ajustando las piezas necesarias. Esto te interesa, ya seas eurófilo, eurófobo, euroescéptico o europeripatético. O europeísta crítico, como nosotros.

Echando un vistazo de lo que ha sido el año que se acaba, hemos tenido un 2013 frenético, con muchísimas negociaciones, algunos acuerdos (la mayoría a la remanguillé y de madrugada, pero acuerdos) y sobre todo, bastantes desacuerdos y decisiones a medias. Mucho trabajo pues para la “cuesta de enero” europea: Unión Bancaria, Fiscal, Política, posible reforma de la comisión… y muchas otras cosas. Pero todas ellas deberían de interesar a los jóvenes más de lo que hacen, hoy por hoy.

Nosotros, por nuestra parte, ya hemos dejado atrás 2013, el año en el que los miembros de CC/Europa nos juntamos por primera vez. Ya estamos pensando en un gran 2014 con nuevas oportunidades, con las elecciones al Parlamento Europeo que nos esperan en mayo y sobre todo, ¡con mucha energía!

Sabemos que lo que está por llegar no es fácil, que el desánimo ha cundido (no siempre con razón) pero esto no significa que hablar de Europa en sus justos términos sea imposible. Nosotros queremos hacerlo y ya veréis, nos vais a oír. Como dicen los anglosajones, “the word itself says I’m possible!”.

Paradójicamente, Europa se está moviendo con un frenesí contagioso, quizá más que antes. Un frenesí que nos ha contagiado a nosotros y esperemos que te contagie a ti. Ya seas estudiante Eramus, becario, profesor visitante, trabajador precario (¿hay algo más?), trabajador haciendo uso de la libre circulación por voluntad o necesidad, o ciudadano de a pie, esperemos que te contagies y empieces a hablar de Europa y a pensar en términos europeos, pienses lo que pienses.

También hay que acordarse de los europeos que tienen la suerte de poder disfrutar de viajar a ver a sus familias, o de visitar los mercados de Navidad de todo el continente. En esos momentos es cuando deberíamos de darnos cuenta de que Europa no debería de tener sólo como meta el ser un viaje de ida en el cual los vips del Club28 puedan disfrutar del privilegio de viajar con libertad en estas fechas navideñas. Otros también desean emprender este viaje, como nos demuestran miles de jóvenes ucranianos protestando en Kiev, en pleno desafío al general invierno.

Como a ellos, nosotros te esperamos a ti, Europa te espera, y pone a tu disposición todos sus recursos para facilitarte un movimiento que despierte algo tu verdadero espíritu navideño, de comunidad, y no el que nos proporciona la tarjeta de compra de El Corte Inglés.

Desde CC/Europa, os deseamos felices fiestas y esperamos oíros y teneros con nosotros (o contra nosotros) el año que viene junto a vuestras opiniones y dudas, siempre que estas vayan… ¡con copia a Europa!