Obama, los dragones y la diosa despistada

Por Álvaro de la Cruz

Recientemente, el presidente Obama ha tenido la iniciativa de reactivar una ley de 1974 que permitiría negociar acuerdos comerciales antes de pedir al Congreso que los apruebe en bloque, sin necesidad de discutir el contenido. De salir adelante, podrían verse acelerados sendos acuerdos comerciales que el Tío Sam negocia en paralelo con una decena de países de Asia-Pacífico (Dragones, o dragoncitos) y con la Unión Europea.

Si bien esta iniciativa encuentra oposición en las mismas filas de los demócratas, parece contar con el visto bueno de los republicanos y a POTUS parece que se le acaba la paciencia con lo de la soberanía popular, el consenso con las cámaras y el bla bla bla, siendo inminente su metamorfosis para encarnar la potestad presidencial.

No cabe duda de que, si ya antes la ventana de oportunidad histórica abierta era un filón que los agentes de representación diplomática y comercial de la UE debían aprovechar al máximo, ahora el momentum es épico. Y así lo están entendiendo en aguas del Pacífico: delegaciones de Malasia o Singapur se están ligando a congresistas y senadores y publican líneas editoriales en los mayores diarios económicos norteamericanos vendiendo las bondades del agreement, incluso Vietnam (país que viola sistemáticamente los derechos humanos y las libertades fundamentales) está consiguiendo atraer la atención de la primera potencia mundial. On the other hand, Bruselas dice que se trata de un debate interno norteamericano.

Pues eso amigos, una vez más, mientras otros embaucan a los socios estratégicos con pirotecnia y sugerentes bailes, la Diosa Europa está ocupada -o despistada- con el control de la inflación/deflación, el Constitucional de Karlsruhe o los esquiadores homosexuales: no me entendáis mal, son todas cosas importantísimas, ja ja ja.

En suma, la cuarta, cuarta, ronda de conversaciones con el bloque europeo se realizará en marzo en Bruselas y, o nos centramos por una vez en oportunidades únicas como ésta, o tendremos quinta, sexta y séptima ronda, y para entonces Japón y Brunei habrán hecho historia a nivel de comercio global, mientras nuestra somnolencia en el ámbito de la acción exterior nos sigue relegando a una posición de ‘vieja gloria’. Yo, y creo que todos los componentes de CC/Europa, creo que no podemos conformarnos con eso; si se ama a Europa, hay que exigir que se realice una negociación sólida, en bloque y convincente para un tratado de libre comercio trasatlántico.