Europa, una cuestión de Estado

Firma invitada: Cristian Delgado Alves*

En la mayor parte de las ocasiones no somos capaces de ver más allá de nuestras propias narices. Nuestra perspectiva cortoplacista no nos deja ser conscientes de lo que nos rodea. Si fuéramos capaces de tener amplitud de miras, podríamos comprender una realidad abstracta, cambiante, que influye en nuestras circunstancias, y sobre todo, en nuestro futuro: la realidad europea.

La sociedad española se caracteriza por ser una de las que más se identifican con Europa. Pese a esto, la crisis también ha dejado su particular huella en este terreno. Si en 2009 era del 69 por ciento, el porcentaje de ciudadanos que se sentían europeos, a la par que españoles; esta cifra ha descendido hasta el 57 por ciento, en este año 2014.

¿A qué se debe este cambio? Indudablemente las circunstancias económicas y sociales han influido, pero también lo ha hecho la utilización partidista que se ha hecho de Europa. Y es que si España tiene una virtud o defecto (depende de cómo se mire) es su visceralidad. Los ciudadanos son capaces de cambiar de opinión, prácticamente en un abrir y cerrar de ojos, y eso, en parte, es fruto de los mensajes, en muchas ocasiones irresponsables, que lanzan nuestros líderes.

Europa ha pasado de ser el tío Gilito, que suministraba los millones para construir carreteras, que ayudaba a los agricultores y que financiaba proyectos en el medio rural; para convertirse en un monstruo interesado que ahora, sólo defiende los intereses de los poderosos, que no nos entiende, que nos pide sacrificios, y que no tiene en cuenta nuestras difíciles circunstancias.

No nos engañemos, ni Europa es una ONG, ni se ha convertido en un campo de concentración (con perdón de la expresión). Europa sigue siendo lo que era, un sentimiento, un proyecto común y un reto que debemos afrontar entre todos. El problema reside en la incapacidad, claramente manifiesta, de nuestros líderes políticos (de todos los colores y signos), de ser capaces de explicar lo que necesitamos a Europa, lo que supone Europa, pero sobre todo lo que es Europa.

Europa somos todos, pero ellos parecen no haberse enterado. Por ello, y muy a mi pesar, la campaña electoral de los comicios europeos se va a convertir en una cuestión de estado. Sería positivo que este planteamiento conllevara la explicación de lo que significa el Parlamento Europeo, de lo que hacen los grupos y eurodiputados, de las políticas que se adoptan, pero sobre todo, de cómo éstas, influyen directamente en nuestra vida diaria. A ello, deberían sumarse las propuestas concretas que en el terreno europeo tienen las distintas formaciones que concurren, y que tan poco conocemos. ¿En realidad tienen idea de lo que significa todo esto?

Desgraciadamente en España, las elecciones europeas se han convertido en asuntos tan triviales; como ver si el PSOE se sigue desangrando, si el PP es capaz de no perderlas, y un termómetro para comprobar como el resto de formaciones son capaces de consolidarse o de hacer llegar el mensaje, de qué los grandes no van a resolver nuestros problemas.

Europa se convertirá en una cuestión de Estado, pero sólo por los votos. La campaña electoral va a estar marcada por la irresponsabilidad de hablar de los temas de casa, de la crisis, de los recortes, de la herencia recibida, de Rajoy, de Rubalcaba… ¿Es eso lo que buscamos?

Alzo la voz para reivindicar un debate europeo serio, unas propuestas con visión de futuro, unos líderes capaces de explicar cómo se pueden defender nuestros intereses, pero sobre todo, cómo los europeos debemos trabajar en un frente común para resolver nuestros propios problemas. Tal vez ellos, los de arriba, los que mandan, no sean capaces de distinguir entre España y Europa.

Por ello, los ciudadanos españoles (y europeos) debemos utilizar la visceralidad que nos caracteriza, nuestro sentimiento europeo, pero sobre todo, nuestra capacidad de discernir, para comprender que el 25 de mayo, Europa será una cuestión de Estado.   

 *Cristian Delgado Alvés es periodista en la Cadena SER. Síguelo en Twitter: @crisda9delgado