Campaña para las Europeas: IU y UPyD

Por Salvador Llaudes y Vicente Rodrigo

Ya os avanzamos que desde CC/ Europa iremos publicando cómo van enfrentando los partidos la campaña para las Elecciones Europeas, con toda la información posible para que seáis vosotros los que profundicéis en lo que os interesa. En la primera parte analizamos cómo comenzaban la campaña los socialistas y populares españoles y europeos. Hoy nos ocupamos de Izquierda Unida (IU), que concurre al Parlamento Europeo bajo el paraguas de la Izquierda Unitaria Europea y de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que oficialmente no se ha vinculado a ninguna gran familia europea.

IU

Izquierda Unida acude a las europeas capitalizando su rechazo frontal a lo que ha representado la Troika. El partido señala a Cañete y a Valenciano, cabezas de lista del PP y del PSOE, como los candidatos del establishment que ha llevado las riendas de la gestión de la crisis del euro.

El punto de partida de la formación cuya lista europea encabeza Willy Meyer ya tiene un matiz nacional que se confirma poco después con el emotivo spot electoral que han preparado con motivo de estos comicios y que hace mención al aborto y a la crisis española:

Justicia, igualdad, trabajo, sanidad y educación son los pilares básicos de un programa que habla del poder de la gente. IU quiere criticar al bipartidismo en esta campaña, y lo está haciendo con ejemplos -que considera- paradigmáticos de sus malos resultados, como el despilfarro de fondos europeos para la construcción de pabellones faraónicos en desuso. El Palau de les Arts de Valencia, sin ir más lejos, fue el escenario de uno de sus actos inaugurales de campaña.

IU tiene un cabeza de lista con trayectoria europea y eso se agradece cuando se presencian actos de campaña o se leen sus mensajes electoralistas. Saben de lo que hablan. No obstante, el partido requirió de intensas negociaciones por completar su lista, y es que Europa es un tema que no termina de generar grandes consensos en el partido, especialmente tras una deriva de la Unión que no gusta en igual grado y que ha suscitado grandes debates, como cuando hace poco más de un año y medio se estudiaba si apoyar o no la permanencia de España en el euro. Sin ir más lejos, el índice de Federalist Scorecard sitúa a la Izquierda Europea como el grupo menos europeísta en una comparación junto al Partido Popular Europeo, los Socialistas, los Verdes y los Liberales de ALDE. Ha sido éste un grupo que no ha apoyado ninguna de las iniciativas de integración económica de las que se han propuesto en la última legislatura, pero en este caso cabría preguntarse si lo han hecho por oposición a una mayor integración transnacional o por rechazar frontalmente los términos en que ésta era planteada. En este análisis, y tras estudiar muchas de sus propuestas, nos decantamos por la segunda opción. La Izquierda Europea es, en realidad, un movimiento concebido para una mayor integración entre países europeos, eso sí, bajo unas premisas muy diferentes a las que se están llevando a cabo, que consideran un triunfo del capitalismo y del neoliberalismo sobre la Europa social. En este sentido, la Izquierda Europea propone la creación de un gran banco público europeo así como de una institución supranacional administrada democráticamente para financiar gasto público con bajo tipo de interés.

En la misma línea, el programa de IU para las elecciones europeas es una declaración de intenciones hacia una Europa más integrada, con una voz única en política exterior. Una Europa muy diferente a la que hoy existe, de ahí que no apoyen muchas de las propuestas que significan mayor integración, pero también más unida, siempre y cuando tenga como eje lo social. A modo de reflexión, cabe mencionar que el programa de IU es un complicado dossier de 80 páginas cuyo contenido trasciende en gran parte a lo que es posible circunscribir al ámbito europeo.

En este enlace puedes ver la actividad parlamentaria de IU en la legislatura 2009-2014. Aquí puedes consultar el manifiesto político de la Izquierda Europea para las elecciones del próximo 25 de mayo.

UPyD

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) es un partido que se considera a sí mismo como progresista y, la “alternativa” a un bipartidismo que definen caduco, pues según su propia consideración, la sociedad habría superado la división izquierda-derecha. Este partido, que colocaríamos en el centro del espectro político, tiene otra característica importante: su rechazo a todo tipo del nacionalismo. UPyD afronta estas elecciones con la convicción de lograr una mayor representación en el Parlamento Europeo que la que tiene en la actualidad, donde cuenta con un único representante, Francisco Sosa Wagner y a quien podéis ver en esta entrevista que le hizo CC/Europa.

Uno de los problemas fundamentales ante los que se encuentra un posible votante de UPyD (y que quiera hacerlo en clave europea) es que la formación, hasta la fecha, se encuentra en el grupo de los “No Inscritos” del Parlamento Europeo. Además, no ha llegado a ningún acuerdo antes de las elecciones con partido alguno a escala europea (al menos de manera oficial) para incorporarse al mismo (la lógica implicaría que estuviese en el grupo de los liberales, el tercero en importancia pero ello implicaría tener que compartir grupo con Convèrgencia y PNV, dos formaciones marcadamente nacionalistas y aceptar un manifiesto que le da una importancia esencial a cuestiones económicas por encima de todo).

Por tanto, UPyD acude a las elecciones sin candidato al puesto de Presidente de la Comisión Europea, una de las grandes novedades que trae consigo estas elecciones. Así, cuando vemos los debates entre candidatos de las cinco formaciones principales del Parlamento Europeo (Populares, Socialistas, Liberales, Verdes e Izquierda Europea), no sabemos a quién estaremos votando si lo hacemos a UPyD. Claro error de estrategia. Como lo es también el no explicitar día sí y día también que estas elecciones son las únicas en España en las que la circunscripción es nacional, con lo que el resultado electoral podría ser mucho mejor que en cualquier otro tipo de elecciones para formaciones más minoritarias.

Pero UPyD también está haciendo bien algunas cosas. La comunicación política practicada en la campaña para estos comicios se ha decantado por un eslogan electoral con juego de palabras, “La Unión hace la fuerza”, y otros adicionales de apoyo, alguno que parece incluso sacado de las entrañas de CC/ Europa:

ME

Su líder en Europa, Sosa Wagner (de quien podéis ver una entrevista escrita aquí), está llevando a cabo una labor intensa, junto al resto de los principales candidatos de UPyD, tanto en medios de comunicación como en debates (especialmente en universidades) por todo el territorio nacional (ver programa de actos para las Europeas).

[Video de Maite Pagazaurtundua, número 2 en la lista de UPyD para las europeas]

UPyD, que presenta su programa electoral tanto en inglés como en español, es una formación muy crítica con el papel jugado en los últimos años tanto por parte del Consejo Europeo, órgano que aboga por eliminar, como por la Troika. Considera que el ciudadano europeo ha de colocarse en el centro del proyecto comunitario y buscan fomentar una mayor democracia y transparencia de las instituciones. Entre las 15 propuestas que lanzan se encuentran que el Parlamento Europeo se quede con una sede única para abaratar costes, profundizar en el Espacio Educativo Europeo y hablan tanto de una “Política Energética Común” como de la necesidad de hablar con “una sola voz en el mundo” y de, en definitiva, avanzar en el proyecto político.

A pesar del discurso manifiestamente europeísta y de intentar colocarse como alternativa al bipartidismo existente en nuestro país, las últimas encuestas  únicamente les dan 3 escaños, eso sí, triplicando los resultados de 2009. Aunque hoy 20 de mayo, día posterior al debate televisado entre 6 candidatos españoles, pueden haber mejorado sus predicciones.