Campaña para las Europeas: Coalición por Europa, La Izquierda por el Derecho a Decidir y Los Pueblos Deciden

Por Alejandro Barón

Teniendo en cuenta la cercanía de las elecciones, desde esta casa llevamos un tiempo explicando las opciones que tenemos los electores españoles al buscar destino -directo- a nuestro voto el 25 de mayo. Esto servirá para definir qué cantidad de escaños sacan las distintas familias política europeas,  y así empezar a estudiar el equilibrio en el nuevo Parlamento Europeo (ver última predicción de PollWatch2014 comentada en español).

En este post intentaré englobar las propuestas sobre Europa con las que tres partidos (o mejor dicho, dos coaliciones y un partido) concurren el próximo domingo: aquellos denominados como “nacionalistas” o “regionalistas” dentro de España. Es decir, Coalición por Europa (CxEU), ERC (coaligada en L’Esquerra pel Dret a Decidir – EPDD) y Los Pueblos Deciden. Dejaremos a Compromís de lado, al coaligarse con Equo.

Primero trataré de explicar cómo (en qué forma) concurren los partidos a estas elecciones y en qué familias europeas se intentarán integrar –o lo harán casi seguramente, en otros casos- tras los comicios. El objetivo es construir un pequeño mapeo para que los lectores de esta web puedan identificar mejor a estos partidos. En un segundo momento, pasaré a discutir los grandes ejes programáticos de estos partidos.

Panorama organizativo

En en el caso de CxEU nos encontramos ante un grupo que se presenta en coalición con el fin de sacar el máximo rédito a las matemáticas electorales a través de un principio básico: el derecho a decidir. Al margen de este principio, el pastiche organizativo e ideológico es notable. Una miríada de partidos componen CxEU. Veamos: la integran Convergència y Unió (CiU), el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Coalición Canaria (CC), además de Compromiso por Galicia (CxGal). A su vez, Convergència y Unió está formada por Convergència Democrática de Catalunya (CDC-CiU) y Unió Democrática de Catalunya (UDC-CiU), todos ellos partidos del espectro liberal-conservador, aunque CxGal se colocaría más hacia el centro-izquierda.

Conviene recordar que en 2009, este grupo ya se presentó bajo el mismo rótulo (CxE) aunque contaba en su seno con otros partidos del ámbito nacionalista o regionalista que ya no figuran en la coalición, como el Partido Andalucista, el Bloc Nacionalista Valencià, Unió Mallorquina/Menorquina, y la Convergência Democràtica de la Franja Aragonesa. Entonces, CxEU sacó dos escaños, que fueron a parar a los diputados Ramón Tremosa (CDC-CiU) e Izaskun Bilbao (PNV), dos diputados muy activos, según los datos recopilados por Votewatch.

Y es que para entender cómo se reparten los votos en CxEU, hay que entender cómo se configuran los puestos de diputado en las listas. Concurren en el siguiente orden: (1) CDC-CiU (2) PNV (3) UDC-CiU (4) CC (5) CDC-CiU y (6) CxGal. Una vez elegidos, los diputados obtenidos se adscribirán en las siguientes familias políticas europeas: CiU-UDC otorgará su(s) diputado(s) al Partido Popular Europeo, CDC-CiU y PNV a los liberales de ALDE, y CC a los verdes.

El resto de participantes descritos al principio es más sencillo de identificar y delimitar.

En el caso de ERC, en 2009 concurrió en la coalición Europa de los Pueblos – Verdes, junto con Bloque Nacionalista Galego, Aralar, Eusko Alkartasuna, Chunta Aragonesista, Entesa per Mallorca y Los verdes. En esta ocasión, ERC comparecer en las elecciones al Parlamento Europeo en la coalición L’Esquerra pel dret a decidir (EPDD o Izquierda por el Derecho a decidir). A efectos mediáticos, se presentaría en solitario pero con el apoyo del exsocialista Ernest Maragall, ante los buenos augurios adelantados por las encuestas de apoyo en Cataluña, principalmente debido a dinámicas de política interna.

Los Pueblos Deciden (LPD) es una coalición formada principalmente por EH-Bildu, el Bloque Nacionalista galego (BNG) y otros partidos de menor peso electoral en la serie histórica, como el aragonés Puyalón de Cuchas,  Andecha Astur (de Asturias), Alternativa Nacionalista Canaria, (ANC) y Unidad del Pueblo, ambos canarios. Desde este punto de vista, esta coalición no sólo presenta una mayor cohesión ideológica al electorado (internamente), colocándose en lo que sería la izquierda nacionalista y autonomista, sino que además la traduciría mejor en el PE (no fragmentando su presencia) al asignar sus diputados a la Alianza Libre Europea, un partico que concurre en el grupo de los verdes.

El sudoku es monumental y puede resultar desconcertante. Quizá se entienda mejor en este gráfico, difundido ayer por Twitter.

Grandes Ideas y objetivos

CxEU tiene que recoger las ideas que presentan los principales partidos que la componen, y lo hace en un documento de bases que deja mucho margen a todos los partidos miembros de la coalición para actuar. Este documento avanza algunos principios básicos en la futura acción de estos partidos en Bruselas. Primero, recalca la necesidad de tener una Europa fuerte y diversa, con una ciudadanía integrada a partir de los pueblos y naciones que la componen, es decir, a partir de un principio identitario. CxEU plantea objetivos de bases como reformar los mercados financieros en Europa y en el mundo; luchar a favor de la cohesión social y erradicar situaciones de pobreza y exclusión;  hacer frente al cambio climático; defender los DDHH, la libertad y contra la discriminación; desarrollar una política común de seguridad y salud, así como de cooperación al desarrollo; reformar las instituciones europeas para un mejor funcionamiento, transparencia y control ciudadano; impulsar la reforma del sistema electoral europeo para reconocer a las cuatro regiones que impulsan la coalición como reforma electoral, entre otras menciones al espacio Schengen y a regiones ultraperiféricas. Este sería un preludio del difuso objetivo declarado de lograr un reconocimiento político, cultural y lingüístico de las naciones que componen la coalición en la UE a través de una mayor soberanía. Se quiere también un mayor peso dentro de las varias herramientas de representación que tiene el Estado español en las instituciones europeas.

En resumen: los objetivos de CxEU son muy generales y ambiguos, y la política concreta de la formación se hará a partir de los objetivos prefijados por los partidos que la componen. Animo a aquéllos que quieran informarse más en profundidad a que lo hagan echando un vistazo a los programas electorales de CiU, PNV, CC y CxGal.

EPDD-ERC, por su parte, articula un programa mucho más concreto en torno a dos grandes ejes que deberían de materializarse en la próxima legislatura europea. Primero, la independencia de Cataluña con visos de crear una República Catalana (RC) reconocida internacionalmente y que no se quede fuera de la Unión Europea. A pesar de las advertencias de los principales líderes españoles y comunitarios, según EPDD-ERC, Cataluña no será expulsada de la UE. Únicamente habría que realizar retoques menores para adecuar su legislación a la comunitaria, y la comunitaria para acoger al nuevo Estado. En caso de ser expulsada –el punto de la (no) expulsión no está excesivamente claro-, no sufriría un boicot a su reingreso mucho tiempo. En todo caso, EPDD-ERC buscará apoyo explícito de los partidos políticos europeos a un referéndum sobre la independencia de Cataluña, que tendría que cristalizarse en un apoyo del PE bajo forma de resolución. Otros puntos propuestos en el programa de EPDD-ERC en este primer punto son la unidad de acción de las fuerzas soberanistas en Europa (en especial catalanas) e impulsar la política Euromediterránea de la UE, fortaleciendo la Unión por el Mediterráneo y reconociendo la insularidad.

En un segundo momento, EPDD-ERC plantea una reforma de la estructura institucional de la UE para mejorar la gobernanza europea. Esta formación plantea crear una Constitución Europea, dotar de preeminencia al Parlamento Europeo, flexibilizar y mejorar el accountability del Consejo Europeo, acercar la Comisión hacia los Ciudadanos y mejorar el principio de igualdad, laicismo y lucha contra la intolerancia a nivel institucional y ciudadano. EPDD-ERC hace además especial hincapié en la Europa social, proponiendo incluso un Pacto Europeo de Bienestar y Cohesión social. Por ello, en  un tercer momento, el programa incide en cambiar las políticas de austeridad.

En cuanto a LPD, nos centraremos en EH-Bildu y el BNG y el documento de bases conjunto presentado por ambos partidos. Mientras que los bloques antes mencionados empiezan sus programas y manifiestos abogando por la lucha entorno al derecho a decidir, de forma más diluida (CxEU) y más explícita, con pasos y calendarios (ERC), LPD centra su primer punto entorno a la lucha por la justicia social y contra las actuales políticas de austeridad impulsadas desde la UE. En este sentido, proponen una auditoría de la deuda que determine qué deuda debe –o no- pagarse en función de su legitimidad y la creación de una renta básica europea.

Para ordenar mejor las preferencias de los pueblos, LPD aboga también por un “proceso destituyente” para luego ordenar el correspondiente “proceso constituyente” de la Europa de la ciudadanía y de los pueblos. Una vez destituido el sistema, los diferentes pueblos de Europa podrían decidir si desean unirse a la UE, a la Unión Monetaria, e incluso a la OTAN. LPD se posiciona en contra del ejército europeo y en contrapartida, insiste en la necesidad de ordenar correctamente el derecho a la salud, a la educación, a la asistencia social, a la cultura y a la vivienda para el conjunto de personas en Europa.

LPD también apuesta por denunciar la uniformización cultural y lingüística, contra la recentralización de las políticas en Estados descentralizados, contra la discriminación de género, contra el fascismo, el racismo, y, como EPDD-ERC, incide especialmente en el principio de igualdad.

Estos partidos tendrán visiblemente representación en las elecciones que determinarán el aspecto del nuevo PE el próximo domingo. Los temas de los que hablan están sobre la mesa y más en España, donde el tono de la campaña se ha centrado en temas irrelevantes y también en debates más localistas. No es de extrañar por tanto que un tema en principio ajeno a los grandes trazos que se dirimen en estas elecciones como es la posible independencia de Cataluña haya sido central en el debate que mantuvieron seis fuerzas políticas el pasado lunes, en el cual estaba representado buena parte del arco político nacionalista que aquí se describe.