Nuevas tendencias en las actitudes de los ciudadanos sobre la UE

Ayer el Pew Research, uno de los centros más prestigiosos y fidedignos sobre encuestas de opinión global, publicó su último informe sobre las actitudes sobre el Brexit y la disposición de los europeos a desarrollar una “Unión más estrecha”. Recordemos que el Documento de los Cinco Presidentes publicado en 2015, aunque más modesto que el publicado en 2012, describe una hoja de ruta para el futuro de Europa donde indica la necesidad de transferir una serie de competencias a nivel europeo para evitar desequilibrios y armonizar las respuestas frente a la crisis.

En general el apoyo a la UE, después de haber subido levemente en 2013, ha vuelto a bajar. En España el cambio ha sido radical: Antes de la crisis el apoyo a la UE estaba cerca del 80%, ahora se encuentra por debajo del 50%. En los últimos tres años en todos los países el apoyo a la UE ha caído, excepto Polonia que se ha mantenido alto. De hecho, junto con Polonia el otro país donde el apoyo a la UE es alto es Hungría. Algo sorprendente y contradictorio ya que ambos países tienen los gobiernos más abiertamente euroescépticos hasta la fecha. En Grecia, el apoyo se mantiene como el más bajo entre los países analizados.

1

Sin embargo, hay dos condicionantes que no debemos perder de vista. El primero es la edad y el segundo la ideología. En todos los países estudiados los jóvenes tienden a apoyar a la UE más que sus mayores. En Francia o en Gran Bretaña la diferencia de edad es bastante considerable, con más de 25 y 19 puntos porcentuales de diferencia entre jóvenes y mayores respectivamente. En España, la diferencia es de 9 puntos porcentuales a favor de los jóvenes. La otra variable a tener en cuenta es la ideología. En la mayor parte de Europa, los votantes de derechas se muestran más en contra de la UE. Ocurre especialmente en Gran Bretaña e Italia. Sin embargo, hay tres países donde los votantes de izquierdas lideran el enfado con la UE: Suecia, Grecia y España. De hecho, la izquierda española es la más alejada de su contraparte conservadora. Mientras el 59% de la derecha española muestra actitudes positivas hacia la UE, solo el 35% de la izquierda muestra la misma actitud.

Estas actitudes tienen que ver con la percepción que los ciudadanos han tenido sobre cómo la UE está resolviendo las recientes crisis, en especial la económica y la crisis de refugiados. La mayor parte los ciudadanos europeos desaprueba la gestión económica de la UE, en particular en Grecia donde la desaprobación alcanza el 92%. En España el 65% también la desaprueba frente a un leve 28% que está de acuerdo con su gestión. Sin embargo, merece la pena señalar que hay dos países donde la gestión tiene más apoyos, Polonia y Alemania, donde las actitudes positivas superan a las negativas con un 47% de aprobación.

Diría que el apoyo general a la UE ha bajado de nuevo especialmente por la gestión de la crisis de los refugiados. La gran mayoría de los europeos desaprueba enormemente la gestión llevada a cabo por la UE. Aunque podríamos decir que las críticas de cada país son divergentes (algunos apoyarían más dureza, como los países del Grupo de Visegrado, mientras que otros estarían a favor de una mayor apertura). Pero, en definitiva, ningún país aprueba la actual gestión de la crisis de refugiados llevada a cabo por la UE.

2

Todo esto afecta considerablemente a la forma en que los ciudadanos europeos ven el futuro de Europa. En la actualidad, el 42% de los europeos está a favor de que se devuelvan competencias al Estado Nación y sólo el 19% estaría a favor de transferir más poderes a la UE. Si observamos los datos por países, destaca que dos tercios de los griegos o los británicos desearían devolver poderes a Londres y Atenas. Sólo el 6% de los británicos y el 8% de los griegos estarían de acuerdo en transferir más competencias a la UE. Otros países como Suecia, Países Bajos, Italia y Alemania la diferencia entre los que quieren devolver competencias a sus estados y aquellos que están a favor de una “Unión más estrecha” también es grande. Sin embargo, aquí España vuelve a destacar. Como en el resto de los países, hay mayoría que prefiere devolver competencias a sus capitales. Sin embargo, la diferencia entre ambas actitudes es mucho más pequeña. En España, el número de personas que apoyan una vuelta a los gobiernos nacionales es más bajo que en el resto de Europa, un 35%.

Aquí también entran en juego las ideologías. Siguiendo los mismos patrones ideológicos que cuando hablamos del apoyo en la UE, en la mayoría de Europa la derecha está en contra de transferir más competencias a la UE. Una vez más, ocurre en todos los países europeos salvo Suecia, Grecia y España. En España y en Gran Bretaña la diferencia entre ambas opciones ideológicas es la más grande, pero en sentido inverso. En Gran Bretaña, la mayor parte de la derecha está en contra de transferir competencias y en España quien está en contra es la izquierda.

3

Por último, si vemos los datos por apoyo a partidos políticos podemos observar diferencias interesantes. Mientras en la izquierda los verdes alemanes o los socialistas franceses están a favor de transferir competencias, en España ni los votantes del PSOE ni los de Podemos barajan esa opción. En la derecha, los conservadores británicos y el UKIP lideran la devolución de competencias a las capitales, mientras que el PP en España y Plataforma Cívica en Polonia son que menos apoyan esta la idea.

4

A simple vista, diría que este informe contradice algunas de las suposiciones de Eurostat a la hora de mostrar apoyos y actitudes hacia la UE y el camino que la Unión debería recorrer. Sin embargo, ofrece interesantes condicionantes para hacer análisis más certeros sobre correlaciones entre apoyo a la UE y edad o ideología. Pinchando aquí podéis descargaros el informe completo.