Elecciones en Italia 2018: “Es como un gato: siempre cae de pie” (y II)

Finalmente será Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, el candidato de Silvio Berlusconi para liderar Forza Italia y convertirse en primer ministro en caso de que la coalición que encabeza ganase las elecciones. Berlusconi salva así, a 3 días de las elecciones, el problema de su inhabilitación hasta 2019. Así las cosas, las elecciones se centran en una importante novedad: un nueva ley electoral que se gestó a finales del año pasado gracias al pacto entre Berlusconi y Renzi. Esta ley pretende dar estabilidad a futuros gobiernos y contrarrestar, por qué no decirlo, el empuje del M5S. Según este nuevo sistema, un tercio de los escaños se elegirán por sistema mayoritario, es decir: cada partido o coalición presentará un solo candidato y el escaño se lo adjudicará el más votado; los dos tercios restantes se repartirán de manera proporcional. En este escenario, cobran importancia la formación de coaliciones pre-electorales.

Como consecuencia, se hace necesario aglutinar cerca del 40% de los votos para poder gobernar el país. Hoy por hoy, parece que solo la coalición de derechas que lidera Silvio Berlusconi tiene, según las encuestas, opciones de lograrlo:

Fuente: Corriere della Sera

 

Como la ley italiana prohíbe publicar sondeos en las dos semanas previas a unas elecciones, no tenemos datos oficiales estadísticos desde mediados de febrero. Lo que observamos de lo disponible hasta entonces es la confirmación de la tendencia alcista de la coalición de centro-derecha, que incrementa distancias con la coalición de centro-izquierda liderada por Renzi, aunque lejos aún de la mayoría absoluta, que en Italia corresponde a 309 escaños:

Fuente: Corriere della Sera

 

Por su parte, indecisos y abstencionistas suman el 33,8% de los votos. La coalición de centroderecha le sigue con el 35,6% (que desglosado quedaría en: Forza Italia-FI 16,3%, Liga Norte-LN 13,2 %, Hermanos de Italia-Fdi 4,3% y otras listas de centro derecha 1,8%), mientras que el M5S es la primera fuerza política en solitario con un 28,6% de la intención de voto. La coalición de centroizquierda se sitúa en el 27,9% (que desglosado quedaría en PD 22,6%, Cívica Popular 1,1%, Insieme 1,1% y +Europa en 3,1%). Libres e iguales (Leu), por su parte, se mantiene en torno al 6% de la intención de voto.

Escenarios post-electorales

Ya lo hemos comentado: para que exista un gobierno estable, los partidos y/o coaliciones deben sumar en torno al 40% de los votos y, según las encuestas, ninguno alcanzará ese porcentaje. Se plantean, por tanto, 4 escenarios posibles:

  • Escenario 1: Parlamento sin mayoría. Ningún partido o coalición de partidos alcanza el 40% ni tampoco se llegan a acuerdos entre las diferentes fuerzas. Ante esto, se plantean tres posibilidades: iniciar una nueva ronda de contactos en busca de nuevos acuerdos, proponer un Gobierno de consenso o disolver de nuevo el Parlamento y convocar nuevas elecciones.
  • Escenario 2: Gran coalición. Parece que la primera ronda de consultas para formar Gobierno acabará en fracaso. En una hipotética segunda ronda, comenzarán las presiones para que el PD de Renzi y FI de Berlusconi formen un Gobierno de coalición. Lo que viene siendo una solución a la alemana.
  • Escenario 3: Gana la coalición de centro-derecha: Forza Italia, Liga Norte y Hermanos de Italia son los que están más cerca de alcanzar ese 40%.
  • Escenario 4: Gobierno de M5S apoyado por Liga Norte y Hermanos de Italia. Discrepan en muchos temas, tantos como el PD y Forza Italia, pero les une su antieuropeísmo.

Y en lo que se refiere a la Unión Europea, pues digamos que no suele comentar o interferir elecciones de sus Estados miembros… o al menos no de manera intencionada. Pierre Moscovici, el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, calificó las elecciones italianas como un ‘peligro’ para la Unión y de “poco leal” la propuesta de ciertos partidos de eliminar la promesa de reducir el déficit por debajo del 3%. Poco después se retractó, pero la preocupación mostrada por Moscovici es general en toda Europa teniendo en cuenta que el principal partido del centro derecha y familia política de Angela Merkel (el Partido Popular Europeo) tiene una alianza clara y firme con partidos que abrazan propuestas claramente eurófobas.

Las elecciones italianas siempre aparentan ser complicadas aunque luego, tal y como dice Moscovici: “Italia es como un gato: siempre cae de pie“. Pues eso.