El alejamiento gradual de la Unión Europea

CC/ Europa nació para canalizar la consciencia global de los jóvenes españoles hacia la Europa en la que vivimos. El objetivo consiste en llevar nuestras preocupaciones a un debate público en el que, tradicionalmente, la gente joven tiene dificultades para participar.

Gone with the wind... By: Theophilos Papadopoulos (Flickr - CCommons)

Las consultas ciudadanas impulsadas por Macron ha sido una oportunidad fantástica para contribuir a la recogida de opiniones por parte del Ministerio de Exteriores español. Por ello remitimos un documento con nuestra visión, que recoge el diálogo con jóvenes y expertos que mantuvimos el pasado 21 de junio a través del CC/ Lab “Crecimiento y desigualdad en Europa: ¿qué nos preocupa”.

Desde en el año 2014, CC/ Europa desarrolla sus actividades a través de eventos, participación en debates y en medios de comunicación. Estas propuestas acaban de ser publicadas y serán defendidas por el Ejecutivo español en una posición común en el Consejo Europeo de diciembre de 2018.

En resumen, nuestras preocupaciones como colectivo se centran, sobre todo, en el descuido de una economía europea sostenible y en el debilitamiento del pilar social de la Unión. La Unión Europea se aleja de la realidad de sus ciudadanos; esta es una de las preocupaciones que motivan nuestra actividad como colectivo.

El problema principal es que acarreamos una retahíla de reformas inacabadas por parte de la Unión: la creación de un fondo de garantía de depósitos, la instauración de los eurobonos, la constitución de un Fondo Monetario Europeo y las políticas inflacionistas del BCE siguen siendo incógnitas urgentes por resolver.

El modelo económico europeo crece con lentitud tras la crisis económica de 2008, la desindustrialización está nutriendo al sector terciario creando un escenario muy amplio de desigualdad laboral. Las medidas de austeridad tomadas por la Unión en la última década han provocado un resentimiento ciudadano y, peor aún, una brecha europea Norte-Sur.

Además, el fracaso del pilar social y la ausencia de medidas de crecimiento inclusivo es uno de los grandes retos que también actúa como caldo de cultivo para la desafección de los jóvenes. El modelo de bienestar europeo ha pasado a un segundo plano en pos del debate de la integración (o no) de los estados europeos más débiles económicamente. Esta realidad ha dejado descuidados los proyectos del sistema de pensiones europeos y la prestación por desempleo europea.

Con todo, a raíz del conflicto sirio, el debate migratorio ha estallado dentro de los países de la Unión y la gestión migratoria europea ha sido inadecuada. Países como Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia han forjado un eje de Estados que, junto a Italia y Austria solicitan medidas más estrictas. Esta actitud choca con los pilares morales y éticos europeos y desde la Comisión no se está trabajando en consecuencia.

La pregunta central de nuestra consulta termina en suspense: ¿tiene la Unión Europea una capacidad real de cambio? El Parlamento Europeo es percibido por muchos como un organismo con un papel simbólico y la comunicación con la Comisión parece tener interferencias.

En suma, el ciudadano europeo no recibe información suficiente por parte de los medios de comunicación y los Estados europeos tampoco hacen un esfuerzo real en explicar las ventajas comunitarias, pero sin embargo sí que acuden a la Unión para justificar medidas impopulares.

Los logros de la Unión Europea no pueden subestimarse, pero hay que seguir mejorando

La firmeza de los estándares europeos basados en el proteccionismo social, sanitario y medioambiental sigue presente en las líneas de acción. Para 2030 el 80% de la población vivirá en mega urbes, se habrá conseguido la descarbonización de la economía y los programas de reciclaje tomarán una importancia de calado estatal.

La Unión Europea se creó con el objetivo de representar un bloque sólido y fuerte a nivel internacional para competir con nuevas potencias emergentes que nos superan, principalmente, a niveles macroeconómicos. A su vez, la Unión representa un paquete de principios democráticos y sociales que se están poniendo en tela de juicio a raíz del desarrollo de los acontecimientos.

Las próximas elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019 dejarán vislumbrar si los ciudadanos se sienten implicados (o no) en la toma de decisiones comunitaria. Escenario para muchos preocupante, ya que no parece que el interés ciudadano vaya a cambiar de aquí a seis meses, pero desde CC/ Europa vamos a hacer lo posible por contribuir. ¿Te apuntas?

 

*Fotografía: Gone with the wind… By: Theophilos Papadopoulos (Flickr – CCommons)