CC/ Europa: Europa en el mundo

Posted on Actualizado enn

Europa es una superpotencia.

A muchos les puede extrañar esta frase, pero no está de más recordar que la Unión Europea es la primera economía del mundo, el primer donante de ayuda al desarrollo y la segunda potencia militar del globo. Además, comparándonos con el resto, vemos que Europa es única en desarrollo democrático y respeto por los derechos humanos, por no hablar de la sanidad, la educación o los servicios sociales públicos, el conocido como Estado del Bienestar.

Seámoslo también en política exterior.

Seguro que habrás oído mil veces eso de “hablar con una sola voz”. Pues ya se han dado pasos para ello. Ahora hace falta continuar con ese objetivo, pero esto no se podrá llevar a cabo si no hay voluntad política por parte de los estados miembros, a los que, hasta la fecha, no les gusta mucho la idea de ceder competencias en este ámbito.

¿Se te ocurre algo mejor que la democracia?

Somos superpotencia, pero no lideramos los temas clave de la agenda internacional, ni siquiera en cuestiones relacionadas con el cambio climático, donde tradicionalmente marcábamos el paso. Tenemos que intentar modelar la globalización de acuerdo a nuestros valores, a la expansión de la democracia y los derechos humanos.

CC/ Europa: Comunicación

Posted on Actualizado enn

Esta vez sí, debemos exigir unas elecciones en términos europeos.

¿Qué significa esto? Pues que los partidos nacionales no deben utilizar este momento de debate para hablar de temas domésticos: hay que mirar a Europa y a todos los ciudadanos nos debe quedar claro qué propone cada quién con respecto a la Unión Europea.. Como ciudadanos tenemos derecho, como mínimo, a un debate con los cabezas de lista de los candidatos españoles. Pero vayamos más allá y exijamos un debate a nivel europeo con los candidatos de cada partido a presidir la Comisión Europea. Los medios de comunicación públicos tienen que dar suficiente cobertura, especialmente en prime time porque, como hemos dicho, estas elecciones importan. Si nos pueden emitir MasterChef, ¿por qué no el debate electoral?

Europa es mucho más que la Champions League o Eurovisión.

¿Te has enterado de lo hablado en el Debate sobre el Estado de la Unión, en el que se hace repaso de la marcha de las políticas del continente? Nuestra televisión no ha contribuido a ello; ningún canal, ni siquiera público, hizo la transmisión en directo. Los medios de comunicación deben ser escrupulosos y responsables, no solo en la manera de tratar las informaciones sino también a la hora de dar cobertura a lo políticamente relevante en el continente. Deben entender que no todo son partidos o festivales.

Bruselas no siempre es el ‘poli malo’.

Partidos y gobiernos utilizan frecuentemente a Bruselas como chivo expiatorio y no comunican de manera adecuada lo que ocurre en los Consejos Europeos. Te preguntarás: ¿Y cómo voy a enterarme de lo que ocurre en Bruselas? La UE es de las instituciones más transparentes y eficientes Es decir, existe un empeño en afirmar que Bruselas es un “mastodonte burocrático”, cuando en realidad la Comisión Europea tiene prácticamente los mismos empleados públicos que el Ayuntamiento de Madrid. No te creas todo lo que te vendan, usa los recursos a tu alcance para informarte y comprobar si lo que te dicen es verdad.

La Unión Europea se encarga de más de lo que crees. 

Sin embargo, la comunicación institucional se empeña en demostrarnos que la UE legisla sobre la calidad de las manzanas, la composición de los pesticidas o la forma de los servilleteros de bar. Sin embargo, también nos garantiza unos derechos y es líder en ayuda al desarrollo en el extranjero, por ejemplo.

CC/ Europa: Europeísmo crítico

Posted on Actualizado enn

 

El europeísmo crítico no es más que la conciencia de que uno puede estar en contra de la deriva que ha tomado Europa, pero no estar en contra de la idea de Europa en sí misma. ¿Y cómo se hace esto? Pues de la misma manera que uno puede criticar las decisiones de un entrenador de fútbol y no por ello estar en contra del equipo en sí. Significa que los ciudadanos tenemos que dar un paso más y superar el cliché tan repetido de ‘Más Europa’ para exigir una ‘Mejor Europa’. Es decir, crear una Europa donde nuestras voces sean escuchadas y tenidas en cuenta. Así contado parece fácil, pero es un paso de gigante.

Hasta ahora, la UE era un proyecto en el que los ciudadanos apenas tomábamos partido, pero ya es hora de que eso cambie y llenemos ese vacío de poder por medio de la participación, antes de que lo hagan la Troika, Merkel o la Duquesa de Alba, que últimamente ya no se sabe.

La demanda de mejor Europa está ya, de hecho, presente en el día a día, aunque no te hayas dado cuenta.  La crítica a la Unión Europea, tan extendida y transversal en estos momentos, tiene un componente enorme de insatisfacción. Quizá mucha gente no lo sepa, pero lo que se esconde tras la crítica feroz al mal funcionamiento de la Unión es una exigencia enmascarada de una Unión que funcione y que dé soluciones.

El llamado euroescepticismo en España no sólo no es irreversible, sino que puede ser perfectamente aprovechable para dar el siguiente paso. El europeísmo, si quiere sobrevivir, tiene que ser crítico, y tú tienes que ser parte de ello.